Tarta Capuchina

Esta tarta era la favorita de mi abuelo paterno y recuerdo cuando había una celebración importante e íbamos a comprarla a la pastelería para regalársela, seguro que le habría encantado esta :-)


Desde que hago macarons, la verdad es que me sobran muchas yemas y he estado investigando hasta que he conseguido hacerla. Sobre todo me he basado en la receta de "Las Recetas de Marichu... y las mías". Yo la he hecho en formato pequeño. He gastado un molde de 16 cm porque ya así lleva muchas yemas, si vais a gastar uno más grande tenéis que ajustar las cantidades e ir probando hasta que os guste como queda, y podréis también hacer muchossss macarons, jejeje.

Deciros también que aunque es importante no es imprescindible tener un soplete o quemador pero la verdad es que queda tan bonitas... Os pongo una foto que me hizo mi amiga Bea de "Simplemente, mi cocina" mientras quemaba una.


Ingredientes para la base

  • 8 Yemas de Huevo (temperatura ambiente)
  • 100 gr de Azúcar
  • 50 gr de Agua
  • Corteza de limón (una tira)

Ingredientes para el baño de yemas

    • 5 Yemas de huevo
    • 80 gr de azúcar
    • 27 gr de agua
    • Termómetro
    Modo de hacerlo


    Precalentamos el horno a 180º C con ventilador con un recipiente con agua en el interior para hornear al baño María.

    Ponemos un papel de hornear para poder desmoldar mejor y encima espolvoreamos azúcar glass.


    Preparamos el "bizcocho" con las yemas muy batidas, yo las batí en la batidora de mano durante 6 minutos a potencia alta, o hasta que doblen su volumen. A continuación vertemos las yemas batidas en el molde que tenemos preparado.



    Lo horneamos durante 10 o 12 minutos. (yo lo tuve 10)



    Mientras iremos preparando el almíbar, pondremos todos los ingredientes en un cazo al fuego y cuando veamos que empieza a ponerse más espeso retiraremos del fuego y en el momento en el que saquemos el bizcocho y lo hayamos pinchado por varios sitios echaremos el almíbar.

    Al día siguiente preparamos el dulce de yema dura o baño de yemas.



    Volcamos el "bizcocho" sobre la base donde lo vayamos a presentar y reservamos.



    Después preparamos un almíbar con el azúcar y el agua dejándolo que hierva hasta el punto de gran bola (unos 120º).



    Mientras preparamos las yemas, para ellos las colamos y las calentamos las yemas en un cazo a muy baja temperatura y removiéndolas con unas varillas de mano de vez en cuando.

    Una vez tenemos el almíbar apartamos las yemas del fuego y le lo echamos el almíbar en hilo (muy poco a poco para que no se nos cuajen, esto es muy importante) sobre las yemas sin parar de remover con las varillas.



    Lo volvemos a poner al fuego al baño maría y removemos hasta que espese un par de minutos más o menos, pero dependerá de cada fuego. Lo esparcimos sobre el bizcocho calado y lo dejamos enfriar.



    Decoramos con azúcar glas y podemos y con un cuchillo hacemos dibujos de rombos y podemos quemarlo con el soplete repasando las líneas hechas previamente.







    ¿Quién se anima a hacer esta tarta? Si os animáis mandadme una foto con vuestra tarta capuchina y la publicaré aquí debajo y en la página del Facebook, espero vuestros mails  :-)

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    ¡Hola a todos!
    Vuestros comentarios son bienvenidos.
    ¡Y no olvides visitar Los Manjares de Ana María en Facebook

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
    Blogging tips